114° París-Roubaix: historia, curiosidades y estadísticas – Ciclismo Internacional

114° París-Roubaix: historia, curiosidades y estadísticas

Por @FXavierVidela

La París – Roubaix no es un Monumento más, se trata del “Infierno del Norte”, apodo que le valió por el estado de sus tramos tras la Segunda Guerra Mundial y los cuales se siguen transitando en las ediciones actuales. Disputada por primera ocasión en 1896, este año se organiza la 114º “Clásica de las clásicas”.cancellara

Sus tramos adoquinados son calificados con estrellas, según su dificultad y su extensión, siendo el tramo de Mons-en-Pévèle, el Bosque de Arenberg y el Carrefour de l’Arbre los únicos con cinco estrellas.

Sus inicios y la primera edición

Al igual que el Tour de Flandes, la París-Roubaix fue impulsada por un diario deportivo, en este caso Le Vélo. El director de dicho matutino, Paul Rousseau, recibió la idea por parte de dos empresarios de la localidad de Roubaix, Théo Vienne y Maurice Perez.

Estas dos personas vieron en esta carrera un buen entrenamiento para otro evento más famoso por aquellas épocas, la Burdeos-París. Tras inspeccionar el trazado, la prueba se puso en marcha un 19 de abril bajo el nombre de La Pascale, “Pascua” en francés.

Aquella primera edición, allá por 1896, partió en Bois de Boulogne, al norte de París, cubriendo más de 300 kilómetros con Roubaix. En aquel entonces, el alemán Josef Fischer se quedó con la prueba, venciendo por 25′ al danés Charles Meyer y por 28′ al francés Maurice Garin, recibiendo además 1000 francos franceses.

Tal como se comenta, el galo Garin podría haber arribado 2°, de no haber sido atropellado por un coche. Al año siguiente, se tomó revancha y se hizo con la segunda edición, repitiendo en 1898. Algunas temporadas más tarde, más precisamente en 1903, Maurice se hizo con el Tour de France, prueba que lideró de punta a punta, venciendo en tres de los seis parciales.

Curiosidades

*El gendarme inoportuno: En la edición de 1907, Georges Passerieu se escapó de un grupo reducido antes de Douai para evitar un sprint, donde sería derrotado con seguridad. Passerieu aguantó ferozmente hasta el velódromo de Roubaix, donde la gente esperaba ansiosa, pero aunque se indicó que estaba a metros de la victoria, nadie ingresaba a la pista. Luego se supo que el corredor había sido detenido en la puerta por un gendarme que quería verificar que tuviera el plato correcto y obligatorio. Una pelea a gritos zanjó el problema y Passerieu pudo obtener la victoria.

*Hinault: “París-Roubaix es una mierda”: Con esas palabras “festejó” Bernard Hinault su única victoria en el ‘Infierno del Norte’, en 1981. El galo, que sólo tomó la salida en tres ediciones, se cayó siete veces en su estreno en el pavés de la Roubaix y se mostró furioso ante las críticas, regresando para imponerse al año siguiente. El “tejón” decidió no volver a participar en la carrera, que como se desprende de los dichos, no gozaba de su afecto.

*El tren maldito frena a los perseguidores: En la edición de 2006, con Cancellara encaminado a la victoria, un trío de perseguidores se encontró con las barreras bajas en un paso a nivel. Los pedalistas decidieron cruzar antes que el transporte hiciera su aparición, conocedores de que el reglamento decía lo contrario. Hoste, Van Petegem y Gusev, los implicados, fueron descalificados por romper las reglas, dejando sus posiciones a Boonen y Ballan, que treparon al podio, quizás sin merecerlo. “En Bélgica hubieran detenido el tren”, dijo Van Petegem luego. “Para mí, siempre seré 2° de esa edición”, comentó Hoste.

*En 1934, el ganador cambia de bicicleta y lo descalifican: en la 35° edición, el belga Roger Lapébie cruzó primero la línea de meta, tras 255 kilómetros. Sin embargo, fue descalificado luego de que las autoridades descubrieran que la bicicleta que había cambiado, no llevaba una pegatina de la carrera. Así, se le otorgó el título al segundo clasificado, Gaston Rebry, quien fue acompañado en el podio por sus compatriotas Jean Wauters y Frans Bonduel.

*Una carrera, dos vencedores: La 47° edición de la París-Roubaix tuvo lugar el 18 de abril de 1949. Tal carrera quedará en el recuerdo de todos debido a un hecho particular: tuvo dos campeones.

Es que, la policía orientó mal a los punteros Mahe y Leenen, y al perseguidor Moujica, quienes entraron a la pista del velódromo por la puerta de sala de prensa. Allí, Mahe se hizo con la victoria. Poco más tarde, un importante pelotón entró en el sentido correcto, donde el italiano Serse Coppi (hermano de Fausto) venció al sprint por delante de André Declerck.

Mahé fue nombrado el ganador e hizo la vuelta de honor, pero Serse Coppi denunció que no había sido respetado el itinerario oficial por los primeros corredores. Tras ello, Mahe es descalificado y declaran vencedor al italiano. Durante la semana siguiente, la Federación Francesa de Ciclismo designó campeón a Mahe, pero la Federación Italiana de Ciclismo impugnó la decisión ante la UCI, quien anuló el resultado en agosto y, en noviembre, durante su convención en Zúrich, otorgó el título a André Mahé y Serse Coppi.

Vale destacar que el talentoso Fausto Coppi amenazó con no seguir participando en la París-Roubaix, si no resolvían el caso favorable a su hermano, por lo que la UCI decidió bajo presión.

*Las duchas del Velódromo de Roubaix cuentan con placas conmemorativas: desde 1943, el ‘Infierno del Norte’ concluye en el ya mítico velódromo de la pequeña ciudad francesa, a excepción de los años 1986, 1987 y 1988, cuando se dispuso la meta en la Avenida de las Naciones Unidas, frente a las oficinas de La Redoute, una de las empresas patrocinadoras de la carrera.

Con diversos tramos adoquinados, sumados a la lluvia y el barro, es habitual que los corredores se bañen en las duchas del velódromo, establos de hormigón de paredes bajas, donde cada una tiene una placa para conmemorar a un ganador. Entre ellos, se encuentran los nombres de Peter van Petegem, Eddy Merckx, Roger de Vlaeminck o Fausto Coppi.

*Pélissier vence tras más de medio día sobre la bici: tras la disputa de la Primera Guerra Mundial, en 1919 se volvió a disputar el ‘Infierno del Norte’. En aquella edición, la 20°, el francés Henri Pélissier demoró 12 horas y 15 minutos en completar los 280 kilómetros, luego de transitar por las devastadas rutas.

Otras estadísticas

Párrafo aparte para los amantes de las estadísticas, con quienes compartiremos algunas observaciones de los últimos años.

*Europa, dominador del “Infierno del Norte”: no es ningún secreto que los europeos dominen en esta prueba, especialmente por el terreno que deben afrontar, algo poco habitual en otras latitudes del mundo. Con Francia y Bélgica a la cabeza, se han quedado con 112 ediciones.

*Un australiano, el único no europeo en triunfar en Roubaix: se trata del nacido en Adelaida hace 42 años, Stuart O’Grady, quien se quedó con la “Clásica de las clásicas” en la temporada 2007, cuando corría en las filas del Team CSC.

*Los locales llevan 18 ediciones sin tener un campeón: Frédéric Guesdon fue el último francés en salir victorioso del velódromo de Roubaix, precisamente en 1997, cuando militaba en las filas del recientemente creado y todavía existente, Française des Jeux (FDJ). Quien más cerca estuvo de vencer en este lapso de tiempo fue Sebastien Turgot, 3° en 2012. Además, Guesdon es el corredor que más veces tomó la salida, en 17 oportunidades.

*En sus 113 ediciones, ningún latinoamericano ha subido al podio: quizás no sea extraño este dato, ya que los latinoamericanos no suelen destacar aquí. Pese a ello, hay que aclarar que el argentino, nacionalizado español, Juan Antonio Flecha, subió tres veces al podio, siendo 3° en 2005 y 2010, y 2° en 2007. Además, el colombiano Fernando Gaviria ha hecho público su sueño de ganar aquí.

*Sólo tres de los participantes de la 114° edición han triunfado aquí: se trata de uno de los máximos vencedores, Tom Boonen (2005, 2008, 2009, 2012), el suizo Fabián Cancellara (2006, 2010, 2013) y el holandés de 30 años, Niki Terpstra (2014).

*Dirk Demol venció tras estar escapado 222 kilómetros: uno de los directores del Trek-Segafredo, el belga Dirk Demol, se impuso en 1988. Aquella edición es recordada por ser la escapada exitosa más larga de la historia, luego de viajar fugado en solitario los últimos 222 kilómetros.

*Nunca un noruego alzó los brazos en Roubaix: uno de los últimos dominadores de las clásicas de primavera es Alexander Kristoff (Katusha), nacido en Oslo hace 28 años. Pese a una discreta campaña, el campeón del Tour de Flandes 2015 llega con opciones de victoria, la cual lo convertiría en el primer ciclista de su patria en consagrarse en Roubaix.

*Bélgica hace de “local” en el ‘Infierno del Norte’: los ciclistas de este país europeo corren como si estuvieran “en casa”, y así lo avalan las estadísticas. En 56 oportunidades, uno de ellos se quedó con el triunfo, es decir, casi una de cada dos ediciones disputadas. Incluso, cuentan con más títulos que los locales, con tan sólo 30.

*Boonen y De Vlaeminck, los máximos vencedores: ambos nacidos en Bélgica, el primero en Mol y el otro en Eeklo, se encuentran al frente del clasificador, ya que alzaron los brazos en cuatro oportunidades. El actual ciclista de Etixx-Quick Step lo hizo en 2005, 2008, 2008 y 2013, mientras que el “gitano” triunfó en 1972, 1974, 1975 y 1977.

*Planckaert, protagonista de la victoria más ajustada: en 1990, el belga Eddy Planckaert protagonizó el triunfo más ajustado de la París-Roubaix. El, por aquel entonces corredor del Panasonic-Sportlife, se impuso por ¡un centímetro! al canadiense Steve Bauer, luego de 265 kilómetros de recorrido y 7h37’02” de constante pedaleo.

*Siete ciclistas ganaron en tres oportunidades: se trata de Octave Lapize (1909, 1910, 1911), Gaston Rebry (1931, 1934, 1935), Rik Van Looy (1961, 1962, 1965), Eddy Merckx (1968, 1970, 1973), Francesco Moser (1978, 1979, 1980), Johan Museeuw (1996, 2000, 2002) y Fabian Cancellara (2006, 2010, 2013). El francés Lapize y el italiano Moser son los únicos en obtener el título en tres años consecutivos.

*Hinault, el último en vencer luciendo el arcoíris en el pecho: Peter Sagan es, acaso, el máximo favorito para hacerse con la París-Roubaix. Con victorias en la Gent-Wevelgem y el Tour de Flandes, vale la pena investigar cuándo fue la última vez que un ciclista que llevaba el arcoíris en el pecho cruzó 1° en Roubaix. Hay que remontarse hasta 1981, cuando el francés Bernard Hinault alzó los brazos por delante de Roger De Vlaeminck y Francesco Moser, es decir, hace 34 ediciones.

*Impanis y Knaven, los que más veces iniciaron y culminaron ‘La Pascale’: el belga Raymond Impanis y el neerlandés Servais Knaven son los pedalistas que tomaron la salida y arribaron a Roubaix en mayor cantidad de oportunidades: 16. George Hincapie y Gilbert Duclos Lassalle lo hicieron en quince ocasiones.

*Sólo diez naciones han salido victoriosas en Roubaix: tal como mencionamos anteriormente, los europeos han brillado aquí, con 112 títulos. Comandan la clasificación Bélgica y Francia. Además, otras naciones que han festejado en Roubaix son Italia, Holanda, Suiza, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Australia y Suecia.

*Bélgica, la nación más representada en la 114° edición: para la presente edición, los ciclistas belgas serán mayoría, con 36 hombres. Por su parte, 27 serán los corredores locales. Mientras que, Holanda completa el podio con 18 almas.

*Un francés, el más joven de la edición 2016: el corredor del Fortuneo-Vital Concept, Franck Bonnamour, será el corredor más joven que tome la salida en el ‘Infierno del Norte’. El neo-profesional iniciará con 20 años y 294 días.

*El más longevo de 2016 será un canadiense: al igual que sucedió en el pasado Tour de Flandes, el corredor del Orica-GreenEDGE, el canadiense Svein Tuft, será el pedalista de mayor edad en competencia. Lo hará con 38 añs y 336 días.

*Duclos-Lassalle, el campeón de mayor edad: el francés Gilbert Duclos-Lassalle se convirtió en 1992, con el equipo Z, en el ciclista más longevo en triunfar en la París-Roubaix, cuando tenía poco más de 37 años. Pero no se conformó y fue por más, consiguiendo el doblete en 1993, a los 38 años y ocho meses.

*Albert Champion, el vencedor más joven: el francés Albert Champion se consagró en la París-Roubaix de 1899, cuando apenas tenía 20 años y 363 días. En aquella edición, Champion superó a sus compatriotas Paul Bor y Ambroise Garin.

*No fueron asignados los dorsales 8, 9, 18, 106 y 109. 

Franco Xavier Videla

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog

Descubre más desde Ciclismo Internacional

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo