Corredor de la semana – Ciclismo Internacional

Por @JohanGiraldo

El último Monumento del World Tour se quedó en casa de la mano de quien es nuestro Corredor de la Semana: el italiano Vincenzo Nibali. Máximo favorito para adjudicarse el Giro de Lombardía, hizo caso omiso del marcaje al que fue sometido y se impuso con autoridad, celebrando la primera gran clásica de su carrera.

POOL Luca Bettini/BettiniPhoto©2015
POOL Luca Bettini/BettiniPhoto©2015

De esta forma, ‘El Tiburón del Estrecho’ cerró una excelente semana en la que se impuso en los Tre Valli Varesine el miércoles y se exhibió hoy en Lombardía, pero mejor aún, recuperó su sello distintivo, el que lo hace grande y diferente: la agresividad para disputar sin miedo a perder.

Vincenzo, cuya temporada fue nefasta, se redime con un excelente cierre en el que dejó olvidada su infracción de la Vuelta a España. Es más, desde su fatídica salida de la ronda hispana, se enfocó en disputar el ‘Tríptico lombardo’ como preparación para el Mundial de Richmond y el Giro de Lombardía.

En estas competencias, Nibali demostró que casi no tiene oposición cuando se propone algo, sumando una victoria (Coppa Bernocchi) y dos podios antes de su viaje a Estados Unidos, donde finalizó 42°, en una carrera no apta para sus condiciones.

Tres días después volvió a pisar suelo italiano, para hacerse con el mencionado triunfo en Tre Valli Varesine, una preparación perfecta para Lombardía donde, junto a un gran Astana y un pletórico Diego Rosa, retornó a sus mejores días.

El enorme Vincenzo entregó la imagen que tanto se extrañaba, la misma que infunde miedo al lote, porque como un gran tiburón, siempre está al ataque sin importar si faltan 5, 10, 15 o 20 kilómetros. Su instinto ofensivo y el hecho de -como él mismo dijo alguna vez- “no ser un espectador en las carreras”, lo catapultó nuevamente al Olimpo del ciclismo, regalando una victoria a su país en un Monumento, ya que desde el 2008, con Damiano Cunego, Italia no celebraba en ‘la clásica de las hojas muertas’.

De este forma, Vincenzo Nibali cierra su temporada de la manera perfecta y con su gesta más resonante del vigente curso justo en el final, donde avisó al resto que su nivel y grandeza permanecen intactas, al tiempo que acalló algunas críticas por la poca validez de los triunfos en obtenidos en septiembre.

Hoy Nibali saluda desde lo más alto del podio y brinda por partida doble, puesto que es el cumpleaños de su esposa y ya es dueño de un Monumento, que se añade así a un currículum impresionante del que pocos en la historia pueden hacer gala.

Johan Giraldo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en Facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog

Descubre más desde Ciclismo Internacional

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo