Ilnur Zakarin: “Bajando me pondría un cuatro” – Ciclismo Internacional

Ilnur Zakarin: “Bajando me pondría un cuatro”

Por @pmpalermo

A los 28 años, y luego de varias temporadas amenazando, Ilnur Zakarin concretó en 2017 el esperado salto de calidad en sus prestaciones. Podio por primera vez de una de las Grandes Vueltas, el ruso quiere más y se prepara para asaltar el Tour.

Getty Images

Quinto en el Giro y tercero en la Vuelta, Zakarin salió fortalecido, por haber completado en el top 10 dichas pruebas, situación hasta entonces esquiva para él, que siempre padecía problemas, más específicamente caídas, derivadas de sus falencias técnicas.

Pero las cosas cambiaron esta campaña, no porque ahora posea una habilidad descomunal, sino porque a sus esfuerzos por mejorar, le sumó una regularidad notable y todo su talento, asaltando el podio de la ronda hispana. En el proceso, se descubrió atacando a Froome y el resto de los gallos y, aunque gozó de algo de libertad, dichas acciones alimentaron su moral.

“Iré al Tour en 2018”, dijo a Cyclingnews. “Aún no descarto el Giro, pero puedo confirmar que estaré en Francia como jefe de filas”, añadió Zakarin, que ya disputó la Grande Boucle en 2016, arribando 25° y con un parcial bajo el brazo.

“Ya he sido líder de equipo en el Giro y la Vuelta, ahora me toca el Tour”, explicó. “Creo que puedo estar en el top 5 o incluso en el podio”, siguió el de Katusha, que dejó abierta la puerta para ir a la Vuelta en caso de no acudir a la cita italiana.

De cara a julio, el espigado atleta sabe que compartirá el bloque con Marcel Kittel, flamante fichaje de Katusha. “Creo que tendré tres escaladores a mi lado y que Marcel tendrá otros tres gregarios para él. Gente que, en el llano o el pavé, también podrá darme una mano”, indicó.

“Nunca corrí en adoquines”, reconoció, hablando de la tan temida etapa 9 del próximo Tour. “Creo que tendremos un equipo muy fuerte, incluso para las cronos. Estarán allí Tony Martin y Alex Dowsett”, comunicó.

El ruso, un escalador magnífico con mucha capacidad sobre la cabra, sabe que tiene que seguir creciendo, especialmente en su técnica sobre la bici y a la hora de bajar. “Si tuviera que puntuarme en los descensos, me pondría un cuatro”, indicó con mucha autocrítica.

Y no es para menos, porque su historial de accidentes es considerable, así como la falta de ductilidad para moverse en el lote, que lo ha llevado a ceder tiempo en las semanas iniciales de las Grandes que disputó.

“Son problemas que puedo resolver, está en mi cabeza. Algo que aprendí del Tour 2016 es que debo mantenerme alejado de lo que se dice, porque me pone nervioso y ansioso. Tengo que estar relajado, especialmente en la primera semana”, cerró.

Su Talón de Aquiles

En este punto es conveniente recordar algunas de las principales incidencias padecidas por Zakarin. La principal, esa horrenda caída bajando el Agnello durante el Giro 2016, ronda que ya había perdido en la crono de Chianti, donde se fue al suelo dos veces (más una avería) para pasar del 2° al 11° lugar de la general.

En 2017, por caso, abandonó la Volta a Catalunya por otra montonera, mientras que en la Corsa Rosa estuvo involucrado en una previa a la ascensión al Etna, aunque sin consecuencias físicas. En el Giro 2015 ya había avisado que le costaba mantenerse intacto, perdiendo una minutada en la semana inaugural merced a dos accidentes que, al menos, libró con salud.

Adicionalmente, cuando no terminó con sus huesos en tierra, él mismo ha reconocido las limitaciones que tiene para maniobrar dentro del grupo. Amén del constante riesgo de quedar cortado que eso conlleva, el gasto de energías es crucial, razón por la que sabe que no puede hacer más concesiones.

Con un poco de fortuna -porque no deben obviarse las incontables averías que tuvo estos años-  y algo de progresión técnica, Zakarin tiene el potencial para ser uno los vueltómanos más virtuosos de su generación. ¿Lo logrará?

No es imposible y allí están los ejemplos de Thibaut Pinot o el propio Chris Froome. El primero llegó a padecer una fobia tal, que precisó de trabajos específicos con un coche y a 200km/h para “curarse”. Hoy, sin ser un especialista y cada tanto sufriendo, olvidó los inconvenientes.

Por su parte, el “keniata” no sólo dejó ser malo -perdió el Dauphiné y abandonó el Tour en 2014- sino que los descensos se sumaron a su arsenal. Así, el tetracampeón de la ronda francesa se impuso en una fracción por todos recordada con arribo a Bagnères-de-Luchon o regaló espectáculo en el Dauphiné 2017, cuando no estaba a tope escalando.

Hay ejemplos de sobra en los que Zakarin puede apoyarse de cara a solventar el lastre más grave que lo aqueja. Mientras tanto, no sería mala idea acudir al Giro 2018, ya que casi no presenta bajadas complejas ni próximas al final de etapa, ofreciéndole una oportunidad mayor de repetir un podio.

Y ese sería un modo ideal de seguir fortaleciendo su cabeza, hoy el máximo adversario para el de Katusha, quien al menos dio el primer paso puntuando su “incapacidad” con un cuatro.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2017 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

1 pensamiento sobre “Ilnur Zakarin: “Bajando me pondría un cuatro”

  1. es un gran ciclista, ojala pueda mejorar sus puntos mas bajos y asi muestre todo su potencial, creo que si mejora puede llegar a pelear una gran vuelta

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog

Descubre más desde Ciclismo Internacional

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo