Opinión: Vingegaard reina en Francia mientras Pogačar se vuelve a estrellar contra un iceberg – Ciclismo Internacional

Opinión: Vingegaard reina en Francia mientras Pogačar se vuelve a estrellar contra un iceberg

25

Por Oscar Trujillo Marín

Terminó el Tour de Francia 2023. El mejor en mucho tiempo. Jonas Vingegaard fue merecido campeón, pudo retener su corona aupado por su descomunal calidad, potencia y una guardia de escuderos cinco estrellas, de lujo. Lo hizo siendo fiel a su estilo, cuya esencia posee el mismo carisma de una ostra introvertida, la misma espontaneidad y pasión de un iceberg. Eso sí, concha y hielo contundente, letal.  “Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”, decía un cantante mexicano cuyo lejano fulgor yace sepultado entre montañas de introspectivo reggaetón… Malos tiempos para la lírica.

Taded Pogacar, quiso destronar al líder del Jumbo Visma, siendo fiel a su eléctrico (y ecléctico) carácter y desparpajo, que, con los demás mortales le funciona siempre de maravilla. Sin embargo, con el danés, -un iluminado de su mismo tamaño y dimensión deportiva- al disputar el Tour de Francia, ser el mejor ciclista del mundo no basta. Lo cual es muy elocuente, retrata a la perfección las condiciones y colosal nivel del joven y talentoso campeón de la presente y anterior edición.

El esloveno tuvo que conformarse con seguir conquistando el corazón de los aficionados especialmente alérgicos al ciclismo carente de sentimiento, al obediente y medido despliegue de vatios robotizado, que es lo que se lleva hoy en día.

La eterna dualidad de la condición humana decanta las filias hacía la filosofía de vida y el estilo con el que cada uno se sienta identificado. Para muchas y otros, el resultado es lo único que importa. Si no, que le pregunten a Julio Iglesias uno de los “cantantes” más vendedores de todos los tiempos, que despachó 180 millones de discos en su carrera mientras balbuceaba con un fondo musical de balada estándar.  O a Carlos Salvador Bilardo, que con su estilo gélido, calculador y aburrido guarda una copa del mundo en sus vitrinas mientras que *Rinus Michel que revolucionó el balompié para siempre con su “fútbol total” nunca la pudo levantar (*técnico del mejor y más glorioso Ajax, del Barcelona y la selección neerlandesa de fútbol, uno de los más vistosos y espectaculares conjuntos de la historia, doble subcampeona del mundo en 1974 y 1978, que hizo jugar a sus equipos de manera agresiva, versátil, espectacular y preciosa)  Cada uno que agarre el guante que mejor le siente.

Para otras y aquellos, entre los que me cuento, el deporte, el trabajo, las charlas románticas o fraternales, los bailes y la vida en general, jamás deberían prescindir del hedonismo imperfecto, de ese carácter transgresor, inconformista; de la sorpresa: la osadía que improvisa sobre la marcha y la pasión. Lo único cierto, es que estamos ante dos corredores extraordinarios, (cada uno desde orillas antagónicas) que levitan muy lejos del nivel del mejor corredor actual de España (Rodríguez) Francia (Gaudu) Austria (Gall), Reino unido (los Yates) o Australia (Hindley), por decir algo. El resto del top 10, -a falta de Roglic y Evenepoel- son los mejores ciclistas de élite del momento para grandes vueltas, que, a más de un cuarto de hora en la general, en el mejor de los casos, demuestran las nulas opciones que jamás tuvieron de derrotarlos.

Fue, mientras duró la fiesta en paridad de fuerzas, una competencia fascinante. Con enorme diferencia, la más emocionante rivalidad por el título en muchas décadas. 18 días trepidantes, rebosantes de suspenso y buen ciclismo. El ritmo, velocidad y nivel de cada etapa de montaña -y de la histórica crono- batiendo récords cada día lo corrobora. Sin embargo, todo en su justa medida: esa prodigalidad en la batalla, la ofrecieron en la lucha por la general solo dos corredores. 2 cracks que, inmersos en su particular pugna, se llevaron mutuamente hasta límites sobrehumanos. Los demás, con toda la dignidad y respeto que merecen, eran convidados de piedra. Estaban en una carrera de supervivencia aparte, a mucha distancia, en una competencia muy dispareja frente al tándem de privilegiados. La grandeza, la inmortalidad no te la da la simple victoria, sino a quién derrotas.

En el momento que Pogacar se derrumba, (cuya peor debacle, aun así, ¡le dio para ser segundo muy lejos de los demás!) cae el telón para cualquier amago de emoción, salvo por premios secundarios entre los sobrevivientes con algo de reservas. La carrera se hace vulgar. Llevado a traspasar su actual límite por un rival con igual calidad de vueltómano a él, -pero mucho más especulador, metódico, pragmático y centrado en un gran objetivo-, aunado a una preparación insuficiente trastocada por su accidente dos meses antes, el esloveno acabó sucumbiendo otra vez. Como el año anterior, pero a lo bestia. Ese día se acabó la magia en este Tour. Donde corre Pogacar siempre suceden cosas inesperadas, extraordinarias. La dictadura de un capo mucho más fuerte, arropado por el mejor equipo y con diferencia cómoda para defender, sepultó el espectáculo por el título. Fue hermoso mientras duró.

La primera -y contundente- derrota en 2022 de Pogacar ante el danés, tenía el beneficio de la duda. El esloveno llevaba tres temporadas siendo el mejor corredor total del mundo, se podía permitir un par de días malos. Jonas, debía demostrar este año si fue solo un mal momento de su máximo rival, y un nivel de forma superlativo de él que se juntó para aprovechar esa oportunidad. Pero al repetirse la debilidad del excampeón retador, una vez más en el momento crucial de la carrera y doblar la diferencia en tiempo del año anterior, ya la cosa no parece fortuita. La tendencia se confirma y ahora mismo el mejor vueltómano del mundo ya no es Tadej Pogacar. Sigue siendo un corredor excepcional, fuera de serie comparado con el resto, pero ante Jonas, en el Tour no. El danés le tomó la medida.

Tadej, Matxin y el millonario UAE, tienen un problema en la carrera por etapas más importante del mundo. Se enfrentan a un monarca temible, absolutamente exegético, ortodoxo, centrado y mentalizado para ganar el Tour. Con el agravante de que no se le puede atacar en montaña fácilmente porque no se deja soltar y su poderoso equipo pone condiciones y lo respalda. Por el contrario, en esfuerzos duros y largos suele ir a más. Tampoco es posible dejar las esperanzas para batirle en una crono, a pesar de su endeble y liviana apariencia, desarrolla más potencia que los mejores especialistas del mundo contra el reloj.

Como si fuera poco, el nacido en Hillerslev, cuenta con la ventaja de (al no tener la condición de celebridad mediática de Tadej, ni ejercer como un superstar) se toma el tiempo meticuloso de memorizar cada curva, ángulo, y cambio de rasante del trazado para hacer un esfuerzo perfecto contra el cronómetro.

Suena bonito escuchar que Tadej y su director Machín, afirmen que no van a cambiar un ápice su preparación previa, ni voraz calendario de cara al Tour 2024. Ni van a dejar de disputar a muerte carreras menores de pretemporada, clásicas y monumentos desde principios de febrero. No en vano, esa avidez y agresividad versátil es lo que ha hecho a Pogacar el mejor corredor del ranking mundial en las últimas temporadas. Justamente es eso lo que le ha hecho ganar la admiración el cariño y el respeto de sus rivales y los aficionados de todo el planeta ciclismo. Se sale del guion ultra programado a un solo o pocos objetivos y brinda espectáculo ganador toda la temporada.

Es el derroche, la alegría y agresividad con la que corre, el plus que ningún otro corredor moderno puede ofrecer. Si, suena lindo que Pogacar “nunca cambie”… Pero ellos y él mismo sabe, en el fondo, a solas, que si no cambian nada… el resultado será muy parecido: Estrellarse contra un iceberg.

Tadej por muy privilegiado genéticamente y mucha calidad que tenga va a tener que renunciar a algunas pruebas menores, adelgazar su calendario de carreras y derrochar solo en algunos objetivos mayores como quizás tres monumentos, (Lieja, una de piedras y Lombardía). Un máximo de tres vueltas de una semana WorldTour por temporada. Sacrificio doloroso si quiere llegar en paridad de condiciones a un tipo igual de bueno a él en esfuerzos de tres semanas, pero que dosifica a la baja sus esfuerzos y calendario para ser el mejor en el Tour de Francia.

Suena terrible para los que nos gusta el estilo indomable e insaciable del esloveno, pero cuando te estampas varias veces contra la misma pared, es razonable buscar otras rutas. Gracias por acompañarnos en esta cobertura de la mejor carrera del mundo, ojalá la revancha el año entrante -en óptimas condiciones y preparación de los dos- nos deparen el desempate para los dos tours que atesora cada uno y que los confirman como los mejores vueltómanos del momento.

Una caladita más:

“De tanto correr por la vida sin freno
Me olvidé que la vida se vive un momento
De tanto querer ser en todo el primero…
Me olvidé de vivir
Los detalles pequeños…”

“Me olvidé de vivir”, Julio Iglesias.  ¡Ala, Tadej, ya te lo dice el célebre filósofo gallego Julio iglesias… de ahora en adelante a cuidar los “detalles pequeños” si no ¡a este tío no le ganas más un Tour de Francia!

Oscar Trujillo

¿Te gusta lo que hacemos? Puedes seguirnos en Instagram y Twitter

Súmate en Facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2023 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

25 pensamientos sobre “Opinión: Vingegaard reina en Francia mientras Pogačar se vuelve a estrellar contra un iceberg

  1. PREGUNTA PARA OSCAR? Oscar tiene tadej la herramientas necesarias para batir a jonas? esto te lo pregunto de manera sana.. porque para mi tadej debe guardarse mas para el tour.. siendo eso asi piensas tu el pueda ganarle a jonas? gracias oscar soy fiel a esta pagina para mi la mejor y mas fiel al ciclismo de ataque..

  2. Hola Jesús, si las tiene. Si hay un corredor en el mundo (el único hoy en día) capaz de ganarle un tour a Jonas ese es pogacar. Pero debe regular sus fuerzas reduciendo su calendario y apuntando su mejor pico de forma para julio. Debe contar con un equipo aún mejor y un segunda espada con opciones hasta el final, que intimide más que Yates. Debe trabajar la Crono para acercarse un poco más al danés. Y, sobre todo debe apaciguar un poco su sangre caliente. Son muchos sacrificios, pero si rival es igual de bueno a él y los hace, no le queda más remedio, no puede darle la más mínima ventaja. Un saludo.

  3. Esta columna de opinión da a entender que vingor nunca atacó, siendo que el primer ataque lo hizo él y eso fue lo que condicionó que tuviéramos un tour tan entretenido.

  4. “Me olvidé de vivir”, decía julito, pero traigo una frase del arrabal… “prefiero morir a perder la vida”…. me identifico mucho con esta frase y Oscar, creo que Tadej también, por lo tanto el no perderá su esencia, que es su vida…
    Un abrazo

    1. El Tour tiene varias características a las cuales se adapta perfectamente Vingegaard, para ganar el Tour se necesita tener resistencia al inclemente calor, a las extenuantes etapas y al fuerte ritmo, además el ciclista debe ser un excelente escalador, especialista en CRI y tener el fondo de un ultradeportista. En todo lo anterior Vingegaard es superior o igual a Pogacar y por eso le gana. De otra parte hasta donde es posible que Pogacar pueda adaptarse perfectamente al intenso calor, a las etapas con encadenados de alta montaña y a las llegadas en altura sobre los 2000 mts, en donde Vingegaard es imbatible. Si Vingegaard sigue corriendo y ganando a ese ritmo seguramente pasará a la historia como uno de los ciclistas más grandes, no se puede olvidar que para ser considerado un gran ciclista o una leyenda se necesita ganar varios Tour, las demás carreras pueden ser muy bonitas o muy importantes pero si no gana el Tour no cuenta como leyenda.

      1. carlos aldana: bien apuntados dos aspectos en los que concuerdo, que han marcado diferencia y que no son poco importantes: 1.el fuerte calor 2. los encadenados con puertos de más de 2000 mts. En ellos Vingegaard se ha mostrado muy superior, con el aditamento que es un ciclista con un fondo tremendo, capaz de hacer estragos en la 3er semana. Por eso -y otras cositas más-, no tengo por seguro que ajustando Pogacar su preparación de forma específica en dirección al tour 2024 pueda derrotarlo; achicar la enorme brecha seguramente, dar vuelta la tortilla la veo bastante dificil. Lo psicológico, entre ambos, cada vez pesará más

  5. haga lo que haga Tadej no le ganara el tour de 2024, 2025 a Vingegard. en el 26 ya puede empezar a reinar el, pero se va a encontrar con Ayuso que sera su dolor de cabeza despues de Vingegard.

  6. Es aventurado pronosticar, pero Yo no creo que en la actualidad y en los próximos 2 o 3 años, así Pogacar cambie la preparación o calendario le pueda ganar el Tour. Estoy de acuerdo con UAE y Tadej que deben seguir ganando clásicas y vueltas de 1 semana, es mejor eso que quedarse sin nada.

  7. Pues Yo simplemente hago una pregunta será capaz Vingegaard, de correr clásicas y monumentos con los rivales de peso y después ir a correr el tour ? Y tener la puntuación que tienen a Pogacar como el mejor según el Ranking de la temporada y dando ventaja que así el gran Jonás gane en España todavía no le da para alcanzarlo.

      1. Y agregar que parece que el danés ya resolvió sus problemas con los nervios, en el Tour 2022 en una etapa tuvo que cambiar de bici 2 o 3 veces y aún así pudo imponerse al final.

  8. señor Oscar, un ciclista que hace 2 años no gana el tour de france y que ademas lo pierde por amplia diferencia no puede ser considerado el mejor ciclista del mundo…dejen ya de mentirle a la gente y de meterle a la fuerza esa informacion a los aficionados…

    y si es su opinion personal le sugiero que modofoque su texto diciendo “en mi opinion personal Pgacar es el mejor ciclista del mundo”

    1. No lo digo yo, revise los escalafones mundiales en los últimos 4 años y mire quien ha tenido más puntos con diferencia en el ranking, aunque para UD solo tenga importancia las gv, el ciclismo es más que eso, y el mejor corredor del año es el que más carreras y puntos acumula, en clásicas monumentos y carreras por etapas. No es muy difícil de entender. Otra cosa muy distinta es que el mejor vueltomano ahora mismo para el tour de Francia, sea vinegaard, de lo cual no hay duda ya.

      1. La pregunta sería cual de las 2 cosas es más importante, si ser el mejor vueltomano o el mejor clasificado en el ranking de la UCI? es la polémica de hoy.

      2. el ranking es una herramienta relativa sino recuerde la cantidad de cicilistas han estado al tope de la clasificación sin ganar una gran vuelta…esos ranking al igual que los de la fifa los de la ATPson muy relativos,,,el mejor es que gana la carrera mas inportante y lo hace de una manera regulr y si adicional a eso le suma la superioridad con lo que lo hace todo queda muy claro

        o es que a ud le parecia mejor ciclista Vamverde que Froome en sus mejores epocas?

    2. Pogacar es el único con opciones de ganar las 3 grandes y los 5 monumentos en su carrera deportiva.
      Sabes que ciclista es el único que lo ha conseguido? El gran Merckx.
      Ganar el Tour no te hace el mejor del mundo!!!

      1. Si que te hace. El que gana el Tour es el mejor. Si además ganas otras carreras muy importantes en el ciclismo, como son los monumentos, pues miel sobre hojuelas, pero las tres Grandes Vueltas son otra cosa y el Tour es otra cosa que las otras dos grandes vuelta por etapas. A ti y a mi pueden gustarnos mucho las clásicas, son carreras a cara de perro muy entretenidas y que siempre coronan a grandes corredores pero la dimensión auténticamente épica de este deporte está en la Montaña, en la alta Montaña, y aunque en los últimos años la creciente difusión de las carreras franco-belgas ha aumentado de manera exponencial el número de “flandiers de toda la vida” …más allá de la siempre fiel afición de los caminos del norte… como decirte? son magnitudes distintas para el gran público.
        El Tour es el Mundial de Fútbol que se celebra todos los años. El que gana el Tour es el Rey del ciclismo ese año. El que gana De Ronde, o gana en el velódromo de Roubaix, o es el primero en el paseo de los ingleses de San Remo, o corona ( coronaba) el boulevard Jan Jaurès en Lieja, o recoge les feuilles mortes de Lombardia es un duque, un marqués, un conde, un aristócrata del ciclismo.
        Pero no el Rey.

        Pogi, nuestro Pogi, ha querido ser más que Rey…ha querido ser Emperador…y eso siempre es muy difícil. Tendrá que medir pros y contras la próxima temporada y quizás priorizar objetivos y no soltar todos sus caballos todos los días a todas horas y en todos los sitios.

        El año pasado muchos atribuimos su derrota a aquella pájara camino de la cumbre del Granon con este chico que había aparecido de la nada en el Ventoux en 2021. ..”pero bah, cuando ya estaba todo el pescao vendido y tal.”.( pensaría Pogi) y que había tenido su primera aparición estelar en la Vuelta a España.. y también en el Angliru..ejerciendo de gregario, como Froome, en el coloso asturiano.

        Pero este año todos comprobamos…mientras nadie indique con pruebas lo contrario..que este joven tímido ( fuera de la bicicleta, que no en carrera) y con pinta de no romper un plato en su vida …ha venido para quedarse y no será fácil derrotarle, ni siquiera para Shere Khan Tadej Pogacar.

        De todos modos no discutamos, todo da igual, hace cuatro días se ha muerto Jane Birkin y el mundo ha seguido girando

        ..no es increíble?

        1. Fe de erratas:

          A ver Masai, que la Promenade des Anglais está en Nice, donde suele acabar la París-Niza!. Quisiste decir la Vía Roma, que es donde acaba la Mián-San Remo

          Coño, pues si, es verdad…me he hecho un lío como el que se hizo Jane Birkin, que ya no sabía si era inglesa o francesa. Bueno, da igual, es hablar de Birkin y la cabeza se me va…..

          ^^

  9. Hola Óscar,

    Me parece injusto el análisis sobre Vingegaard. Simplemente a recordar antes del tour ganó O Camiño, Vuelta al País Vasco, segundo en París Niza y Daulphine, casi nada. Donde corre es agresivo e intenta ganar al igual que Pogacar dando espectáculo. Les diferencia el tema de los monumentos, pero por no tener características o interés en esas pruebas nohay que decir que decir que se centra solo en el Tour para quitarle valor respecto a Pogacar.

    A mí también me flipa Pogacar y todos sabemos de su carisma, pero no caigamos en el error de llamar ice man y otros adjetivos a un tipo que también ataco en el Tour.

    Gracias por haberme leído.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
%d