Informe: Dimension Data al World Tour, el último paso lógico del ciclismo africano – Ciclismo Internacional

Informe: Dimension Data al World Tour, el último paso lógico del ciclismo africano

Por @pmpalermo

La noticia estalló esta semana y tuvo una enorme repercusión en el ambiente del ciclismo, que ha mostrado una gran aceptación para con el continente africano, especialmente en los últimos años, cuando la globalización terminó con el monopolio europeo y el MTN-Qhubeka ingresó de lleno en el circuito “grande”.teklehaimanot

Y es justamente este equipo, que cambiará su denominación a ‘Dimension Data’ en 2016, el gran impulsor de lo que fue un sueño y ahora es realidad. Es que, una década atrás, hubiera sido ridículo pensar que una estructura del continente negro estaría presente en el Tour de Francia o la Vuelta a España, algo que ya es normal en los tiempos que corren.

El cambio de paradigma llegó en 2014, cuando la estructura sudafricana logró ser invitada a la Vuelta a España, iniciando así, el último paso en su camino rumbo al World Tour. Camino que, obviamente, fue allanado con euros bien invertidos, especialmente en 2015, cuando las contrataciones excedieron las previsiones alcanzando picos óptimos de rendimiento en el Tour, allí donde todos quieren brillar y pocos lo logran. 

A modo de rápido resumen, vale la pena recordar que Boasson Hagen mostró su versatilidad y firmó 5 top 10, ya sea al sprint en París como en las etapas de pavés, Le Havre o Mende, esta última, en escapada. Teklehaimanot portó el maillot de la montaña en la semana inicial y fue habitual invitado a las fugas; mientras que Pauwels fue el hombre para la general (13°), participó en varios cortes, logró tres top 10 y, en algún momento, peleó por la montaña.

Párrafo aparte para Cummings, que apeló a toda su experiencia para lograr el triunfo más importante de su trayectoria y la de su escuadra, nada menos que en el Mandela Day. ¿El resto? Acompañaron decentemente y el 5° puesto en la general por equipos así lo refleja.

Como si eso no fuera suficiente, Sbaragli alzó los brazos en La Vuelta, cerrando una temporada increíble en la que lo hicieron mejor que muchos conjuntos de la máxima categoría, a la que se sumarán el curso venidero; año en el que se augura un gran papel de la mano de Cavendish y los excelentes fichajes que llegaron junto con él, más la base del conjunto actual.

Eso sí, aún falta bastante por recorrer y, hasta entonces, no es extraño que menos de la mitad de la plantilla sea de origen africano, con tan sólo 12 de los 26 hombres elegidos para 2016 procedentes de dicho punto del planeta, debido a las intenciones de Douglas Ryder de imponer un sello anglosajón a sus pupilos.

La punta del iceberg

Pero el éxito de MTN (y su proyecto solidario paralelo, Qhubeka) es sólo una parte de algo mucho más grande, una semilla que viene creciendo en África de un tiempo a esta parte y que, con las condiciones adecuadas, puede germinar en un fenómeno impactante que tendría como resultado, en un futuro no muy lejano, a un hombre negro en el podio de las principales carreras de Europa.

No es broma. A nadie escapa la genética privilegiada de los africanos para los deportes de resistencia y basta con conocer los antecedentes históricos en las tribus locales -especializadas en cazar por cansancio a sus presas trotando durante días- para darse cuenta que la necesidad los hizo de acero.

Por supuesto, esto es ciclismo, un deporte más selectivo y caro, al que los habitantes de África han tenido acceso muy tarde por diversos factores socioculturales. Barreras que empiezan a caer, mientras que del otro lado, asoman los primeros vestigios de una incipiente potencia en el deporte pedal.

La avanzada

El paso lógico, no sólo en el deporte, es abandonar una patria carenciada, buscando mejores condiciones. Y eso mismo hicieron los que hoy pueden ser denominados como precursores del actual movimiento (que llegó para quedarse), porque también es cierto que ya a principios del siglo XX hubo varios marroquíes y argelinos formando parte del lote europeo.

En lo que a contemporáneos refiere, hablamos de Ian McLeod, David George, Robert Hunter, Ryan Cox, James Lewis Perry, John Lee Augustyn, Dan Craven o Rafaâ Chtioui, todos presentes en el pelotón occidental durante la década pasada, abriendo paso a los que vendrían.

En simultáneo, pero en su tierra, se empezaba a conocer a  Adil Jelloul y Mouhssine Lahsaini de Marruecos, o a Rasmané Ouedraogo de Burkina Faso, país este último que, con su Tour nacional, impulsó este deporte en años en que los corredores no podían entrenar todos los días por falta de alimento y materiales, ya que al no abundar el asfalto, pinchaban constantemente y no tenían repuestos suficientes.

El propio Chris Froome, nacido en Kenia y criado en Sudáfrica, es parte de esa avanzada y ejemplo de que, bien alimentados, preparados y orientados, los africanos tienen el potencial para dominar el ciclismo.africa rising center

En esa misma línea piensan desde Ruanda, minúsculo país centroafricano conocido por sus gorilas, que ahora apuesta fuerte a las bielas. ¿Cómo? El gobierno nacional donó los terrenos y aportó gran parte del presupuesto para construir y sostener el Africa Rising Cycling Center, en Musanze, instalaciones de lujo situadas a 2000 metros de altura donde, bajo la tutela de Jock Boyer (primer norteamericano en correr el Tour de Francia), los atletas no sólo entrenan, sino que aprenden a comer, cuidarse, relajarse, perciben un salario y estudian idiomas.

Todo esos “lujos”, que para la sociedad occidental pueden sonar comunes, han estado lejos del alcance de los africanos casi que por definición. Y, así como Ruanda puja por convertirse en la potencia de África, no son pocos los que verían con buenos ojos seguir esa misma línea allí, o en el extranjero.

Antes de continuar, es imposible no traer a colación en este punto la cruenta historia del genocidio de 1994 ocurrido en Ruanda, que tiene un vínculo con el ciclismo desde el momento que miles de personas salvaron sus vidas huyendo en bicicleta de los machetes asesinos. No tuvieron esa suerte los familiares de Adrien Niyonshuti (MTN), hoy principal impulsor de la academia que lleva su nombre y está estrechamente conectada con la Rising From Ashes Foundation, cuya historia es obligatorio conocer.

Hay múltiples iniciativas y ejemplos a reseñar. Los eritreos hacen gala de su fisiología natural y la posibilidad de entrenar a miles de metros de altura, mientras que otros, aspiran a potenciar las virtudes de los etíopes. En ese contexto nació, recientemente, la Ethiopia Cycling Academy-Ner Group, en Gipuzkoa (España).

Creada por un grupo de amantes del ciclismo, el objetivo es apoyar a los mejores talentos de Etiopía para, más adelante, acabar desarrollando el potencial de todos aquellos jóvenes ciclistas africanos que no cuentan con los medios necesarios para practicar el deporte al máximo nivel.

Los ciclistas recibirán clases de inglés y castellano, así como de informática. Y también habrá trabajo extra para el técnico, quien será formado por directores y preparadores físicos europeos con el objetivo de que esta labor ahora iniciada tenga continuidad en África.

¿Más? El Dimension Data contará con un equipo filial Continental, cuyo centro de formación estará en Lucca, Italia, donde permitirán a más jóvenes prospectos formarse como ciclistas y personas en Europa, para así luego dar el salto al equipo World Tour.

Los casos se repiten y se incrementarán con el paso del tiempo, porque además, convertirse en ciclista profesional implica obtener una fuente de trabajo y abandonar las carencias de una patria humilde y maltratada, como es bastante habitual en el tema que tratamos.

Estrellas emergentes

Más arriba mencionamos a quienes abrieron el camino en Europa, pero el recambio generacional ya es una realidad y queda expuesto en talentos de la talla de Louis Meintjes (10º en la Vuelta a España), Natnael Berhane, Merhawi Kudus, Youcef Reguigui, Tsgabu Grmay y los que vienen detrás: Joseph Areruya, Valens Ndayisenga (escalador genial de 19 años), Jean Bosco Nsengimana (ruandés apodado “Saltamontes” por su velocidad para subir las colinas), Mekseb Debesay, Janvier Hadi o Jérémie Nzeke.

Todos ellos aún son estrellas locales y disputan el nutrido calendario continental, que gana preponderancia cada año y, en algunos casos, recibe a ciclistas foráneos de primer nivel. Tal es el caso de la Tropicale Amissa Bongo, coto de caza de Europcar. Pero también pueden mencionarse el Grand Prix Chantal Biya, el Tour de Faso, el Tour de Costa de Marfil, el Tour de Egipto, el Tour de Marruecos, el de Malí y muchísimas más.

Conclusiones

Está claro que la noticia, hoy, es el salto del Dimension Data a la máxima categoría del ciclismo. También que contarán entre sus filas con Mark Cavendish, uno de los mejores embaladores de la historia del ciclismo y gran atractivo allí donde se hace presente.

Pero no hay que soslayar el verdadero origen de este cuento de hadas que vive sus minutos más gloriosos: el hambre, la genética, apoyo europeo, profesionalización y el impulso de varios visionarios entre los que sobresale Douglas Ryder, ex profesional y alma máter del proyecto MTN desde 2007.

Para mayores precisiones, el mismo Bernard Hinault, uno de los mejores corredores de la historia, anticipó lo que se venía en una entrevista a esta web, cuando afirmó que el futuro del ciclismo estaba “en países donde los jóvenes aún tienen hambre y el ciclismo les permite tener una vida mejor. ¿Por qué de repente volvemos a ver tantos corredores colombianos buenos? Porque tienen hambre, porque el ciclismo les permite conseguir una vida mejor para ellos y sus familias. En breve, pasará lo mismo con el ciclismo africano, como pasó antes con los países del Este”.

Los demás ingredientes, ya explicados en el artículo, bien mezclados, dan como resultado atletas perfectos, listos para explotar e invadir el primer mundo. No se puede olvidar que África es el tercer continente más grande, con 54 naciones y más de 1000 millones de habitantes. El resto, es pura lógica.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
%d