Tour de Francia 2023 – Previa General – Ciclismo Internacional

Por @jmhers

Todos los ojos del mundo del ciclismo están puestos sobre las carreteras de Francia para la carrera más importante del año y uno de los eventos deportivos más importantes en todo el globo. La expectativa que genera esta edición es grande gracias a la combinación de un recorrido atrevido y la presencia de los dos mejores vueltómanos del mundo que prometen un nuevo duelo de antología. A partir del 1 de Julio iniciamos tres semanas imperdibles para los fanáticos del ciclismo y del deporte en general.

Era justo que la carrera de ciclismo más grande del mundo tenga su punto de partida en una región de notable tradición ciclista y multitudinaria afición como es el País Vasco. La edición 110 del Tour partirá desde Bilbao en lo que promete ser una gran fiesta de tres días que serán las etapas que transcurran en España.

La afición espera, y con muchas razones para ello, que este Tour sea nuevamente un reflejo de la gran época que estamos viviendo en el ciclismo; como ya lo fue en 2022. Es válido ilusionarse con el espectáculo que brinden no solo los hombres de la general, con el duelo Pogacar vs Vingegaard como estandarte, sino las luchas por victorias de etapa que puedan protagonizar otras super estrellas como Van der Poel, van Aert, Pidcock, Girmay; los duelos al sprint con la expectativa de si Cavendish podrá conseguir el récord máximo de victorias en el Tour, entre muchas otras batallas.

Y es que el recorrido invita a que haya exhibiciones así como crisis. Es verdad que se echa en falta más kilómetros contrarreloj de los que esta edición solo presenta 22, pero la dureza de la montaña y la forma en la que está distribuida a lo largo de las tres semanas ofrece terreno para que haya grandes actuaciones tanto de los hombres de la general como en la lucha por etapas y por las clasificaciones secundarias.

Análisis del recorrido

La principal característica de esta edición del Tour de France es la alta dosis de montaña, que será el terreno más decisivo para la General habiendo tan pocos kilómetros de contrarreloj. Pero aún más notable es como está distribuida la alta montaña, que comienza desde muy temprano en la carrera en lugar de estar concentrada hacia el final como a veces se acostumbra.

Desde el primer día hay terreno para hacer diferencias. El Tour usa a su favor la geografía característica del país vasco y las dos primeras etapas de la carrera someterán al pelotón, ya de inicio, a una dureza inusual. El primer día con partida y llegada en Bilbao presenta nada menos que 3300 metros de desnivel acumulado mientras que la segunda etapa con final en Donostia incluye en su parte final el duro puerto de Jaizkibel, una de las ascensiones tradicionales de la Clásica San Sebastián, que adicionalmente tiene un descenso algo complicado.

Un recorrido traicionero para iniciar el Tour

Con tan temible inicio del Tour no habrá lugar para esconderse para los hombres de la general. No esperamos guerra abierta entre los favoritos desde el día uno pero se correrá a tope y quienes no lleguen a 100% pueden dejarse algún tiempo ya antes de llegar a los Pirineos.

La primera oportunidad para los sprinters no llega sino hasta la tercera etapa que parte de territorio vasco y cruza ya la frontera con Francia, esta jornada y la siguiente son llanas pero incluyen cotas y terreno ondulado en el cual alguna escapada pueda poner presión a los equipos de los sprinters.

En la etapa 5 la carrera ya se adentra en los Pirineos. Pocas veces en la historia reciente del Tour habíamos tenido tanta acumulación de desnivel en la primera semana. La quinta jornada entre Pau y Laruns incluye tres puertos de montaña entre ellos uno Fuera de Categoría: el Col de Soudet, y uno de 1ra: el exigente Col de Marie Blanque. Al día siguiente de este debut de la alta montaña el Tour atravesará territorio mítico pirenaico en la sexta jornada con el encadenado Aspin – Tourmalet, para terminar en alto en el más accesible puerto de Cauterets – Cambasque.

Primer día de montaña, para soltar piernas

Con un recorrido tan exigente en tan solo los primeros seis días es posible que algunos de los líderes de equipo lleguen al primer fin de semana ya con tiempo perdido frente a los mejores. Después de la etapa del Tourmalet el pelotón tendrá terreno más favorable con dos jornadas llanas.

La etapa del Tourmalet, oportunidad para los que se atrevan

El primer bloque de competición termina con la etapa 9 y el segundo final en alto del Tour: Puy de Dome, un viejo favorito que regresa a esta carrera tras 35 años de espera. Esta es una etapa prácticamente unipuerto que a pesar de que recorre terreno ondulado y algunas cotas antes de llegar Puy de Dome, carece de subidas de entidad antes del final.

El regreso del Puy de Dome

Después del primer día de descanso el recorrido continúa a través del Macizo Central francés con etapas de terreno quebrado pro sin demasiada dificultad. Las jornadas 10, 11 y 12 tienen finales llanos pero varias cotas y repechos en los que los equipos de los velocistas pelearán con las escapadas por las victorias de etapa.

La alta montaña regresa en la etapa 13 con el final en alto en el Grand Colombier, una etapa corta y que también es unipuerto en la que quizá no se vean sendos ataques entre los hombres de la general pero que da inicio a un interesante tríptico de montaña que continúa con la etapa 14 en que se subirá un puerto de 3ra categoría, tres puertos de 1ra y uno Fuera de Categoría: el difícil Col de Joux Plane, para acumular más de 4000 metros de desnivel.

La segunda semana termina con la etapa 15, otro día feroz de montaña que incluye 5 puertos de montaña, 3 de ellos de 1ra categoría incluyendo el final en alto en Saint-Gervais Mont-Blanc. Para cuando se complete esta etapa la general ya debería estar bastante depurada con dos grandes incógnitas ya resueltas: ¿Estarán Vingegaard y Pogacar encumbrados en su propio duelo por el amarillo? Y ¿Quiénes estarán bien posicionados en la lucha por el podio?

Final de 2da semana donde puede haber batalla

La tercera semana comienza, después del último día de descanso, con la única crono de este Tour de France. Con solo 22,4 km de longitud esta etapa 16 contiene una trampa: el puerto de 2da categoría de Domancy, que se sube en el kilómetro 18,9 y que tiene 2 km de longitud. La presencia de esta ascensión limitará el brillo de los grandes especialistas en crono y dará algo de alivio a los escaladores puros en su intento de minimizar las pérdidas.

Los pocos kilómetros contrarreloj de este Tour

A continuación, el pelotón se enfrentará nuevamente a la alta montaña en la etapa 17 que fácilmente se puede denominar como la Etapa Reina de esta edición: más de 5000 metros de desnivel acumulado: dos puertos de primera categoría, un puerto de 2da y la cumbre más alta de este Tour 2023: el Col de la Loze (Fuera de Categoría) cuyos 28 km de ascenso se coronan a solamente 7 de meta. Detalle no menor que el día culmine en descenso, para añadir más suspenso a una jornada que puede ser espectáculo puro.

La etapa reina del Tour 2023

Las etapas siguientes: 18 y 19 llegan como un necesario respiro para todos los corredores y deberían ser disputadas por los velocistas, aunque la jornada 19 tiene una cota cerca del final que puede servir para que una fuga fuerte deje fuera de combate a los sprinters.

Y finalmente la carrera arriba a la etapa 20, el último día “competitiva” antes del final en París. Se trata de una jornada corta pero con mucha escalada diseñada para las sorpresas. Las expectativas de lo que puede pasar aquí dependerán mucho de cómo llegue la general y que tan grandes sean las diferencias, pero por recorrido puede ser otro día de antología con seis puertos categorizados, de los cuales los dos últimos se suben en seguidilla: Petit Ballon y Col du Platzerwasel; ambos de primera categoría y el último coronándose a 8 km de meta.

La última oportunidad para buscar diferencias, si es posible, antes de los Campos Elíseos

Para cerrar esta edición del Tour de France, los corredores que hayan sobrevivido 20 días de carrera recorrerán el tradicional circuito en París, que se resolverá al sprint.

Los favoritos

Quienes se llevan todos los reflectores ahora antes de que inicie el Tour son Jonas Vingegaard, campeón defensor, y Tadej Pogacar que una temporada más muestra credenciales para ser llamado uno de los mejores ciclistas del siglo XXI.

Por lo que se ha visto en el primer semestre del 2023 no hay otro corredor presente en este Tour de France, y posiblemente no lo haya en todo el pelotón internacional, que pueda estar a la altura de estos dos grandes fenómenos por lo que el Tour se presenta, al menos de inicio, como un duelo encarnizado entre Vingegaard y Pogacar con pocas posibilidades de que haya algún tercero en discordia.

(Photo by Marco Bertollero / AFP)

En cuanto a los equipos que acompañan a los dos grandes favoritos, estos aparecen más igualados que en otras ocasiones. El Jumbo-Visma llega sin Roglic, que fue capital para el triunfo en 2022, ni Kruijswijk por lesión; y con estas bajas no aventaja demasiado a un UAE que trae una alineación muy interesante empezando por un Adam Yates que está haciendo una temporada estupenda, al punto de que desde el mismo equipo le llaman co-líder para este Tour; Rafal Majka, Marc Soler o Felix Gorssschartner son otros de los nombres destacados de esta escuadra.

Bien es cierto que el Jumbo tiene en Wout van Aert a uno de los mejores corredores del mundo, pero entre el cercano nacimiento de su nuevo hijo y que tiene el ojo puesto en los mundiales de Glasgow, es posible que veamos una versión menos aplastante de Van Aert que aquella que fue clave para el título de Vingegaard. Sepp Kuss y Wilco Kelderman serán el soporte más importante de Vingegaard en la montaña, mientras que los potentes Laporte, Van Baarle o Van Hooydonck arroparán a su líder en el llano y en las etapas de colinas. Una nómina fuerte para tratar de vencer nuevamente a Pogacar.

La lesión de muñeca del esloveno en abril es el principal (y quizá único) motivo de duda acerca de la condición del líder del UAE. ¿Tendrá molestias todavía al estar sobre la bicicleta?, ¿La lesión habrá interrumpido sus entrenamientos de forma que afecte su rendimiento? Son preguntas que solo podremos contestar a medida que avance el Tour y sobre todo la primera semana: ¿Querrá el Jumbo probar a Pogacar en los Pirineos, con todavía dos tercios de la carera por delante?

Más allá de los dos archi favoritos hay una serie de corredores con grandes aptitudes para Grandes Vueltas pero que ante la superioridad de Vingegaard y Pogacar seguramente lucharán por el tercer cajón del podio. La presencia de etapas importantes de montaña en cada una de las tres semanas y los pocos kilómetros de contrarreloj nivela un poco el terreno a favor de los mejores escaladores del mundo y les da la oportunidad de intentar estar cerca de los dos grandes favoritos ya mencionados.

Entre estos aspirantes al podio está Jai Hindley el australiano líder del equipo Bora. Hindley no ha hecho una temporada especialmente llamativa pero parece ser que ese es su método de preparación para las grandes carreras. En el Criterium du Dauphiné, que es la carrera preparatoria al Tour por excelencia, fue uno de los que mejores sensaciones transmitió (dejando de lado a Vingegaard, por supuesto) y con un título y un segundo lugar de Giro en su palmarés demuestra que posee madurez y experiencia para gestionar tres semanas de competición, aunque vaya a ser su primera participación en el Tour.

Ben O’Connor, compatriota de Hindley, es otro de los corredores que demostraron un buen estado de forma en Dauphiné a tal punto que fue 3ro en la General. El líder del AG2R Citroen, O’Connor también ha hecho una temporada discreta a causa de enfermedades y secuelas de caídas, pero parece que llega muy fino al Tour. Las etapas de alta montaña le favorecen mucho y fueron ya la clave para su 4to lugar en la edición 2021, si las caídas le respetan será un contendiente de cuidado.

Adam Yates es otro corredor que presentó credenciales en Dauphiné siendo segundo y el que más se acercó a la calidad de Vingegaard. Su rol en el UAE de Pogacar puede interpretarse como una versión de Roglic en el Jumbo de 2022: un corredor peligroso capaz de mantenerse en la parte alta de la general para poner presión adicional al equipo rival. Mientras Pogacar esté en buena forma hay muy pocas posibilidades de que Yates opte por el amarillo pero aún corriendo por los intereses del equipo podría terminar en el podio.

Enric Mas ilusionó a su afición haciendo un gran cierre de temporada 2022, inclusive batiendo a Pogacar en el Giro dell’Emilia. En esta temporada ha tenido actuaciones bastante regulares estando en el Top 10 de las principales carreras por etapas y dejándose ver. No obstante, estuvo lejos de su mejor versión en el Dauphiné y eso ha generado algo de dudas de como va a llegar al Tour. Escalador regular donde los haya, en plenitud de condiciones Mas es una opción para podio sabiendo usar sus características de corredor diesel para limitar diferencias con los ciclistas más agresivos.

En el grupo de los aspirantes que hicieron un mal Dauphine está también Richard Carapaz. El ecuatoriano ha hecho una temporada bastante discreta con su nuevo equipo el Education First, lastrado por varios inconvenientes de salud, pero hay que notar que Carapaz por lo general llega en buena forma a sus grandes objetivos, aunque no siempre deje buenas sensaciones en las carreras previas. Su palmarés habla por él con podio en cada una de las tres Grandes, título del Giro y el campeonato olímpico en Tokio.

(Photo: EF Pro Cycling)

Le acompaña una nómina muy interesante del Education First en la que se destacan Esteban Chaves, que ha hecho una temporada bastante buena comenzando con el título del campeonato nacional de Colombia, y Rigoberto Urán que se mantiene aún competitivo a sus 36 años de edad. Con la presencia de otros escaladores como Neilson Powless y James Shaw, el EF tiene una nómina para apostar a pescar a río revuelto en medio de la vigilancia de los mayores favoritos. En caso de que a Carapaz le fallen las piernas, el ecuatoriano es muy hábil en reinventarse y buscar objetivos secundarios, mientras que los dos colombianos son cartas muy buenas para buscar posiciones en el Top 10.

Y cerrando este grupo colocamos a Mikel Landa. El alavés del Bahrain Victorius ha hecho una temporada bastante buena con un 2do lugar en la Itzulia y sin bajarse del Top 7 en todas las carreras por etapas que ha disputado, excepto por el Dauphiné en que también estuvo lejos de los mejores. Si le respetan las caídas, el español parece llegar con piernas para aguantar en la montaña y poder ir escalando posiciones en la general.

Los outsiders

Además de los corredores antes mencionados, hay una lista relativamente larga de corredores que buscan dar la sorpresa de meterse en el podio, o al menos de dejarse ver y asegurar un buen puesto en el Top 10. Aquí podemos colocar a David Gaudu, la gran esperanza de Francia y del Groupama hasta el punto de que dejaron fuera a Arnaud Demare para enfocarse en las opciones de general y en la despedida de Thibaut Pinot; el mal Dauphine y la irregularidad de Gaudu ponen en duda que tan alto pueda subir en la general.

Pello Bilbao, compañero de Mikel Landa en el Bahrain es en cambio un corredor bastante regular pero que lastimosamente no ha podido dar el salto de calidad para posicionarse como aspirante directo al podio. Puede hacer una buena general no obstante, y dependiendo de como lo quiera utilizar su equipo puede ser un gran animador. Daniel Felipe Martínez y Carlos Rodríguez aparecen a priori como las principales cartas del Ineos para la general pero actualmente no dan la sensación de poder estar de tu a tu con los aspirantes al 3er puesto, así que podrían correr casi que por libre, viendo quién aguanta más el ritmo de los mejores y de ese modo asegurar alguna plaza en el Top 10. Egan Bernal viene en franca recuperación de su accidente y buscando aún sus mejores piernas por lo que no tiene ninguna responsabilidad de cara a la general, y eso ojalá le libere de presión y de marcajes para buscar alguna etapa, lo que sería un gran resultado para el de Zipaquirá.

Está también Mattias Skjelmose, el joven corredor del Trek que recientemente ganó el Tour de Suiza y que posiblemente sea el que más merece la etiqueta de outsider. Este año ha hecho una muy buena temporada pero está pendiente por ver si puede dar el salto a estar en lo alto de la General de una Gran Vuelta. Talentoso escalador, deberá revalidar sus capacidades en las grandes etapas pirenaicas y alpinas para poder aspirar a estar dentro del Top 10.

Los sprinters

Dependiendo de cómo se mire hay 5 a 7 etapas que deberían terminar en un sprint masivo y como cada año los mejores velocistas se dan cita en Francia para tratar de alcanzar la gloria de las victorias de etapa. Y posiblemente la gloria más duradera esté al alcance de la mano de Mark Cavendish, que está a solo una victoria de romper el empate con Merckx y ser dueño absoluto del récord histórico de mayor número de victorias en el Tour. Sin embargo, el británico compite un poco en desventaja ya que su equipo, el Astana, tiene poca experiencia y pocos corredores para armarle un tren apropiado, y por este y otros motivos su temporada 2023 no ha sido exitosa de momento.

Quien sí está en un gran momento es Jasper Philipsen quien ya lleva 6 victorias en el año y llega a este Tour como el sprinter a batir. Tendrá su duelo en las llegadas masivas con Fabio Jakobsen, que lleva 5 victorias en lo que va del año y tiene en Lampaert y Morkov a grandes lanzadores que le brindarán un gran apoyo.

Pero entre los velocistas a destacar en este Tour hay que mencionar sin duda a Wout van Aert. El corredor belga tiene la capacidad de ganar tanto una etapa de montaña, como la crono y cualquier llegada masiva, por lo que lo mencionamos en este apartado. En su contra juega que el equipo estará más preocupado en proteger a Vingegaard así que tendrá que buscarse sus oportunidades él solo, pero esto no lo ha detenido en el pasado. Caleb Ewan, Sam Welsford y Dylan Groenewegen son otros velocistas talentosos pero que deberán luchar contra corriente contra los trenes más fuertes en los últimos metros. Biniam Girmay y Mads Pedersen son grandes rematadores así mismo, pero quizá su fortaleza sea en días que lleguen grupos más reducidos y en donde no tengan que enfrentarse frente a frente con Philipsen o Jakobsen, escenarios que también tendremos en este Tour.

Falta muy poco para que comience la mayor carrera ciclista el año, y ahora que hemos repasado sus principales aspectos solo queda disfrutar del espectáculo que durante 21 días nos brinden los mejores corredores del mundo.

Pronóstico

⭐⭐⭐⭐⭐ Tadej Pogacar

⭐⭐⭐⭐ Jonas Vingegaard

⭐⭐⭐ Jai Hindley, Ben O’Connor, Enric Mas

⭐⭐ Adam Yates, Richard Carapaz, David Gaudu, Mikel Landa, Simon Yates

⭐ Matias Skjelmose, Pello Bilbao, Louis Meintjes, Giulio Ciccone,  

Marcelo Hernández

¿Te gusta lo que hacemos? Puedes seguirnos en Instagram y Twitter

Súmate en Facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2023 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

18 pensamientos sobre “Tour de Francia 2023 – Previa General

  1. Excelente previa Pablo, como todos los análisis previos del tour, en especial el de los equipos… felicitaciones.
    De acuerdo con la calificación… Pogi se lesionó una mano, descansó 3 días y empezó rodillos … porque habría de perder forma??
    Me quedo con 2 dudas… No haces mención a Meuss, escogido sobre Bennet y DVP, en un equipo con tradición de sprinters y dividido con Hindley… La otra duda es sobre la forma del gran Simon, pero nadie sabe nada de el… y le das estrellas al nivel de su hermano…
    Mil gracias

    1. Traumatológicamente y ortopédicamente, siendo el escafoides un hueso especial en la articulación radio carpiana, primero su consolidación ósea ( 4-6semanas), luego la reacción al dolor al soneterle a trabajo intenso de forma prematura, podría ocasionarle molestias de niveles desconocido, podría ser dolor de 1/10 hasta 6-7/10 en caso de inflamaciones, ante esto la reacción del paciente desconocemos…esperamos que por el espectáculo se encuentre en casi su 100%.

      1. Gracias Joffre, entiendo tu aclaración, pero mira el caso de Egan, que un 4 de mayo se fracturó clavícula (parecida porque no afectó movilidad de piernas) y un 23 de junio (50 días después) inició de manera competitiva suiza y la ganó, posteriormente inició el tour y lo ganó el 6 de julio (62 días después)… Pogi se fractura un 23 de abril, o sea a mañana tendrá 66 días de recuperación.
        Por esto, es que no veo razones para pensar que Pogi no llega en forma…

  2. Coincido con los cinco y cuatro estrellas.
    Pero en los tres estrellas yo quitaría a O Connor y Mas y pondría a Gaudu y Carapaz.

  3. Analisis muy completo sin dudas…habra igualdad hasta que Pogacar quiebre a Vindergar y ojala sea muy adentrada la carrera…los actores secundarios haran de la definición de la carrera algo interesante pueden ser los que inicien los fuegos artificiales…escuche a Bernal decir que subio su nivel luego de Dauphine, asi que elijo creer y veo podio a Bernal…

  4. 5 estrellas: Pogy Vingegaard
    4 estrellas: Hindley, Carapaz, Mas, o Connor, Skjelmose, Gaudu.
    3 estrellas: Bernal, Martínez, Rodríguez, hermanos Yates, Landa, Bardet
    2 estrellas: Kelderman, Pinot, Chávez, Rigo, Haig, Buchmann, Ciccone, Gall, wood, Lutsenko.

    1. apuesto 5 cervezas contra 1 , que si no tiene ningún incidente extradeportivo, Pello Bilbao queda por delante de 10 de los que nombras,casi seguro, de 15 de ellos muy probablemente, y quizás y con algo de suerte incluso ser top-10.

  5. Me ahorro la intoducción sobre la diferencia estratosférica entre los dos grandes candidatos y el resto. Ahora, creo que el ganador será Vingegard. Quiero aclarar que Pogacar es el mejor corredor del mundo, el más completo, el más potente, valiente, etc… PERO creo que este Tour no lo ganará y será el espigado danés quien obtenga el primer puesto en París.
    Vingegard desde mi opinón hoy por hoy es el mejor escalador del mundo, en forma no tiene rivales en puertos de entidad, y este Tour tiene etapas de montaña con estos puertos; además el Jumbo ha demostrado en estos años ser el que mejor plantea estratégicamente las carreras. En las primeras etapas tratará de probar las piernas del esloveno (que supuestamente tiene poco rodaje); con el equipo especialista en clásicas van a destrozar todo en el paìs vasco, y luego también tensará en la primeras etapas de alta montaña de la primera semana. Si no pueden descolgar a Tadeo en los puntos claves, deberían dejar progresar fugas para que Pogacar no le saque segundos tras segundos en las bonificaciones dispuestas; luego la CRI será muy pareja entre ambos, es corta y ondulada; y por ultimo queda un mano a mano en la alta montaña donde Vingegard tiene con qué ganarle a Tadeo.

  6. es alucinante que a la hora de valorar el equipo Jumbo, ni una sola reseña para Tiesj Benoot , que en la alta montaña puede aguantar tranquilamente poniendo un ritmo durisimo pues ya ha sido top-20 en el TOUR, seguro que estará en las montañas muy adelante en vez de Laporte,,Van Baarle o Van Hoydonck , además de poder ser una gran ayuda también en el llano y media montaña. es uno de los corredores más infravalorados del Jumbo y sin embargo, los Laporte y Van Baarle suelen ganar gracias a su trabajo y presencia en fugas junto a ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog

Descubre más desde Ciclismo Internacional

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo